¿Qué le pasa a mi hermanito?

¿Qué le pasa a mi hermanito?

“Siendo su verdadero hermano, podría sentir que vivo en sus sombras, pero nunca lo he hecho y ahora no lo hago. Vivo en su resplandor.”

Michael Morpurgo

Enfrentarte a esta pregunta puede que sea uno de los momentos más difíciles y complejos en el proceso de enfermedad de un hijo.  Es posible que sientas miedo al escucharla y te preocupe el impacto que ocasionará en los hermanos el conocer la mala noticia. Sin embargo, sabemos que esta reacción no solo dependerá del contenido de la información, sino que también, en parte, de cómo se realice esta comunicación.  

Decirle a un hijo que su hermanito está enfermo y que no va a tener con él exactamente la relación que esperaba, no es fácil, pero hay formas de hacerlo para que él comprenda de la mejor manera posible la situación y pueda adaptarse a ella. 

  • Sé sincero. Mentir o camuflar la realidad, lejos de endulzar la noticia, estará generando falsas expectativasque darán lugar a más y mayores decepciones. En este sentido, es importante que conozcas previamente toda la información sobre la enfermedad para que puedas transmitirla de forma clara y sencilla. 
  • Utiliza palabras y metáforas. Es importante usar un vocabulario adecuado para su nivel de comprensión y desarrollo. En niños menores de 7 años es muy útil recurrir a personajes de fantasías y cuentos, son una herramienta de gran utilidad para comprender el mundo que les rodea. Las cosas son más complejas en el mundo real que en la dimensión de la imaginación, y ese pensamiento mágico le sirve al niño para acercarse a todo lo que en la vida real se le hace incomprensible.
  • No les ocultes tus emociones e invítales a que ellos expresen las suyas. Es comprensible que la perspectiva que le transmitas a tu hijo acerca de la enfermedad de su hermano sea tan realista como esperanzadora. Sin embargo, cuando se habla de falta de autonomía, de discapacidad o incluso de riesgo de la propia vida, es normal que tanto ellos como tú os emocionéis. Recuerda que eres el modelo emocional de tus hijos, ocultar tus vivencias y emociones en este sentido hará que no dispongan de una referencia de expresión emocional sana y adaptativa.
  • Recuérdale que su vida seguirá siendo la misma. Que su hermanito necesite visitas regulares al médico o que en casa cambien las rutinas, a veces de manera drástica, no significa que todo tenga que ser distinto también para él. Aferrarse a sus rutinas le proporcionara seguridad ante lo incierto.
  • Responde todas sus dudas. Es importante que puedas dar respuesta a sus dudas, sin embargo, no siempre vas a estar preparado/a para darlas, así que, si en algún momento determinado no tenéis la respuesta adecuada, puedes dar la siguiente contestación: “En cuanto esté preparado para hablarte de esto o para solucionar esto otro, lo haré, pero ahora mismo no puedo o no sé responderte”. Esto le ayudara a comprender que, aunque hoy no sabemos dar solución a sus dudas, más adelante lo haremos.
  • No le mantengas al margen de todo lo que sucede a su alrededor. Es normal que quieras protegerle, pero puedes conseguir lo contrario sin querer. Por pequeño que sea, a partir de los 3 ó 4 años el niño percibe a su alrededor mucha más información de lo que puede parecer. Contarle lo que va ocurriendoe incluso pedirle su opinión en temas cotidianos hará que se sienta parte del equipo que como familia formáis. Sabrá así que os tiene cuando él necesite ser reconfortado y se sentirá más unido a vosotros, con un rol reconocido y más importante. Cuanto más contéis con él este sentimiento será más grande.

Ayuda

Necesito ayuda para comprender mejor la información

Orientación

Quiero hablar con una psicóloga que me oriente

Familias

Quiero conocer a otra familias afectadas por Tay-Sachs

Teléfono

Atenderemos tu llamada en horario de oficina:

De lunes a jueves, de 9,00 a 18,30
Viernes de 9,00 a 15,00

Móvil: 652 716 163

Email

Contestaremos tu consulta a la mayor brevedad posible

Nuestra sede

Calle Ferraz, nº 19 – 1º derecha
28008 Madrid

GDPR

  • GDPR

GDPR

Prueba